lunes, 22 de noviembre de 2010

los musgos

Los musgos son una clase de plantas briofitas con hojas bien desarrolladas y provistas de pelos rizoides o absorbentes, que tienen un tallo parenquimatoso, en el cual se inicia una diferenciación en dos regiones: central y periférica.
 Estas plantas crecen abundantemente en lugares sombríos sobre las piedras, cortezas de árboles, el suelo y aun dentro del agua corriente o estáncada.
 Los musgos, como el resto de las briofitas, presentan alternancia de generaciones, turnándose una fase de gametofito haploide con una fase de esporofito diploide.
 La fase de gametofito se inicia al germinar una espora haploide, que da lugar a un filamento de células o protonema, del que crecen pequeñas plantas o gametofitos. En la parte superior de los gametofitos masculinos se encuentran los anteridios, que producen los gametos masculinos o antererozoides, y los gametofitos femeninos, que producirán en sus arquegonios los gametos femeninos u oosferas.
 La fase de gametofito se inicia una vez que el antererozoide ha fecundado a la oosfera originando un cigoto diploide que se desarrollará originando el esporofito filamentoso en cuyo extremo aparece el esporangio, que producirá las esporas haploides.

Los helechos

 
 
Los helechos tienen fama de delicados, pero no es así, ya que tan sólo con un poco de luz indirecta, elevada humedad ambiental y buena tierra, la mayoría se desarrollan muy bien. Los helechos son plantas muy primitivas que no producen flores y que por ello para reproducirse utilizan unas partículas diminutas que se denominan esporas. Se conocen unas 10.000 especies distribuidas por todo el mundo, pero en mayor medida en zonas cálidas y húmedas. En la Península ibérica y Baleares se encuentran 111 especies. Se pueden encontrar desde el nivel del mar hasta grandes altitudes.
En los bosques abundan los helechos en zonas donde los rayos del sol están filtrados por las ramas de los árboles y donde tienen un suelo muy rico en humus, debido a la gran cantidad de hojas de árboles caídas durante años. Aunque también se pueden ser como es el caso del " helecho escamoso" Ceterach officinarum, que nace al sol en las rocas.
Presentan gran diversidad de formas que van desde minúsculas plantitas hasta árboles de 20  metros, como es el caso de los helechos arborescentes Cyathea  y Dicksonia.
 
 
Las esporas se forman en los esporangios, que son pequeños racimos de agrupaciones muy pequeñas, denominadas soros, y que aparecen bajo las frondes o falsas hojas o al borde de ellas. Cuando una espora cae al suelo empieza a desarrollar una nueva plantita, parecido a una hoja, y que se denomina prótalo.
 
Para un buen desarrollo como hemos dicho anteriormente, se deben situar en zonas muy iluminadas, pero resguardado de los rayos directos del sol. La humedad es otro factor importantísimo, ya que ésta debe ser muy alta durante todo el año, pero en especial en los meses calurosos. Para conseguir un mejor ambiente, se debe pulverizar muy frecuentemenete el ejemplar o colocar bajo la maceta un recipiente con un poco de agua. En cuanto a la tierra que necesita, deberá tener una elevada proporción de turba, que se deberá abonar quincenalmente con   un producto pobre en cal mientras dure la época de crecimiento. Un ambiente ventilado, pero sin corrientes de aire ni cambios bruscos de temperatura también lo agradecerán. La temperatura ideal debe oscilar entre 15-25ºC, no soportanto las heladas.
Es una planta muy apreciada para el interior de las casas, donde es más fácil procurarle lo que necesita para su desarrollo, además de ser muy elegante para colocar encima de una mesa, o en un macetero colgante del techo. Se usa mucho en los cuartos de baño, por ser la zona donde más humedad hay.
Para multiplicarlos se hará, por división de plantas, separación de estolones, rizomas, o esporas, según especie. Para  la división, como en los géneros Nepholepis y Adiantum, se deja una cantidad de raíces en cada parte y enterrarlos tapando solamente éstas, nunca los tallos. El género Nepholepis también se reproduce bien por estolones, ya que emiten largos y finos estolones con yemas terminales que al tocar el suelo generan hijuelos. Se pueden separar con algo de tierra y colocar en otra maceta. La reprodución por semilla a partir de esporas, es un método complicado y no muy recomendado para aficionados. Existen especies que funcionan muy bien con el cultivo in vitro.
 
Enfermedades y Plagas
Las enfermedades que les atacan más frecuentemente son las producidas por hongos o bacterias, como la antracnosis, que evitaremos reduciendo el calor y la humedad excesivas y los moteadas y manchas, que se combatirán con Zineb, vertiéndolo directamente sobre la tierra, sin tocar la planta. La Botrytis, se produce por exceso de humedad o el riego directo, tratar preventivamente con Benomilo y    el Pythium ataca sobre todo a las raíces de las plantas jóvenes, para prevenirlo usar Clortalonil.
Entre los parásitos, destacan los pulgones, para los que se usará Malathion o polvos de piretrinas, las cochinillas, que se les administrará tratamiento a base de Oleoparation  y los thrips, que se combatirán con Lindano en baja concentración. El nemátodo foliar (Helenchoides fragariae), provoca daños en hojas, facilmente reconocibles por el color  pardo rojizo de la base de los frondes, para lo cual haremos tratamientos  con Aldicarb, Oxamilo o Fenamifos.
Son bastante sensibles a los tratamientos químicos, por lo que no se debe emplear DDT, Diazinón, etc. El Malathion y Sevín, sólo se usarán en dosis muy bajas.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Mi querido compañero Antonio

¡Hola Antonio! ¡Ya estoy aquí! Después de tu invitación. ¡Qué bonita la página y lo de las algas!
¡Hasta luego!

lunes, 15 de noviembre de 2010

Características  de los hongos.

Debido a la forma como se desarrollan y a su entorno natural, sería impensable relacionar a los hongos con otros seres que no fueran los vegetales. Pero la cuestión es que aunque en muchos aspectos estos organismos parezcan semejantes, los hongos tienen unas características que establecen una diferencia y nos demuestran de forma evidente de que no se tratan de una planta.

Un examen exhaustivo de su estructura, puso de manifiesto grandes diferencias con respecto a otros seres vivos. Por este motivo los hombres de ciencia tomaron la decisión de considerar a estos organismos dentro de un reino independiente, el de los Micetos.

Los hongos están emparentados con los vegetales por su forma de reproducirse, y con los animales por su particular metabolismo que almacena glicógeno, un elemento característico que se encuentra en cantidades importantes en el hígado de los animales, y por contener quitina en sus tejidos, un polímero lineal que se encuentra en el caparazón de los insectos.

Los hongos se diferencian en inferiores y superiores. Los inferiores son los que no se pueden ver a simple vista, teniendo que utilizar un microscopio para su observación, de aquí que se llamen también hongos microscópicos. Los superiores o macroscópicos, son las populares setas que se recolectan al bosques, y que en realidad se trata de la parte fructífera del hongo.
Escalera de setas

Si queremos conocer bien las setas, tendremos que hacer un examen morfológico que nos de una idea clara de cada parte de que se compone un ejemplar. Por ejemplo, una seta del orden de los agaricales puede estar formada por el Sombrero (Carpóforo), himenio (himenoforo), pié, anillo o velo, la volva y el micelio. Es esencial saber diferenciar cada uno de estos elementos, ya que la mayoría de ocasiones requiere una observación exhaustiva si queremos identificar el hongo. Factores naturales como el viento, la lluvia o el sol, pueden eliminar o alterar cualquiera de estos elementos, pueden perder el anillo, el granulado de la cutícula del sombrero, o pueden producirse variaciones importantes en su coloración, con lo cual se hace mas difícil su identificación.



SOMBRERO
Es una de las partes fundamentales del hongo. Su medida varia notablemente, desde tener unos pocos milímetros en algunas especies, pudiendo llegar a los 30 cm. En otras. Su forma también es muy variada y cuando es joven acostumbra a estar plegado alrededor del pié. En algunas especies puede cambiar varias veces de forma a medida que aumenta su edad. La piel que cubre el sombrero se llama cutícula y puede presentar diversos aspectos como arrugas, grietas, de aspecto aterciopelado o cubierta por escamas o granulaciones, por ejemplo, y que en realidad se trata del resto del velo general que lo cubría en estado joven.
HIMENIO
Es la parte reproductora del hongo. Se trata de un tejido muy fino y que en realidad es un conjunto de elementos fértiles reproductores de esporas. El himenio puede presentar estructura laminar como la mayoría del género Agaricus, con tubos como el género Boletus, arrugas o venosidades como los Cantharellus, o agujas como los Hydnum.
PIE
El pie es la parte del hongo que sostiene el sombrero, y que generalmente tiene forma cilíndrica. En el se encuentran una serie de detalles importantes para la identificación de la especie, como la forma, la facilidad de separación, la ornamentación, su colocación respecto al sombrero, su interior (macizo o hueco) y su consistencia.
ANILLO O VELO
El anillo que presentan algunos ejemplares de hongos, es en realidad el resto del velo parcial encargado de proteger el himenio del hongo joven, que al no haberse desprendido del todo, queda enganchado alrededor del pie. No todos son iguales ni se encuentran en la misma altura, si no que pueden ser altos (Macrolepiota procera), a media altura (Agaricus campestris), o relativamente bajos (Amanita pantherina).

VOLVA
Cuando el velo general que cubre la mayoría de las especies del genero agarical se rompe para dejar pasar el sombrero, pueden pasar dos cosas; que desaparezca o que queden restos al pie. Estos restos en forma de saco o funda que envuelven la base del pie se llama volva. Pueden ser en forma de saco como hemos dicho, (Amanita caesarea), en forma de granulaciones cuadradas que cubren la base del pie formando círculos (Amanita muscaria), y alguna muy rudimentarias y poco diferenciadas (Amanita rubescens).

MICELIO
El micelio es la parte vegetativa del hongo, y en realidad el autentico hongo. Su misión consiste en tomar del suelo los diversos compuestos orgánicos para alimentarse. En ocasiones pueden parecer falsas raíces. Generalmente es de color blanco y puede llegar a tener muchos metros de longitud.
ECOLOGÍA DE LOS HONGOS
Dentro del reino vegetal existen dos grupos importantes de plantas; las Fanerógamas y las Criptógamas. Las primeras tienen flores y las segundas no. A las Criptógamas se las dividió en tres grandes grupos, con el nombre de talofitas, briofitas y pteridofitas. El grupo mas inferior es el de talofitas, compuesto por bacterias, algas y líquenes. Las talofitas no tienen raíz, ni hojas ni flores, únicamente disponen de una especie de cuerpo vegetativo. Dentro de este grupo de plantas, y desde no hace mucho tiempo pertenecían los hongos al relacionarlos con un vegetal. Pero hoy en día está plenamente demostrado que los hongos no son plantas. A diferencia de los vegetales los hongos no tiene clorofila, la sustancia verde con la cual las plantas sintetizan los alimentos en presencia de la luz.


Este fenómeno se llama fotosíntesis, y se produce al combinar el anhídrido carbónico de el aire con el agua que la planta extrae del suelo mediante la raíz.Los hongos en cambio, no pueden sintetizar los alimentos como lo hacen las plantas. Su alimentación depende directamente de otros seres vivos de los cuales toman el alimento prefabricado. Para conseguir este proceso segregan unas enzimas que transforman el alimento en pequeñas moléculas, que a continuación son absorbidas por las células del hongo, y que además, extraen del terreno donde se encuentra, el agua y las sales minerales que necesita el hongo. Según la forma en que tomas el alimento los hongos pueden ser simbióticos, saprofitos y parásitos.

HONGOS SIMBIÓTICOS
La simbiosis es la forma mas común de vida de la mayoría de los hongos superiores. Podríamos definirla como una ayuda mutua, es decir, se da una cosa y se recibe otra a cambio. En el caso de los hongos se llama simbiosis micorrízica, que es la relación de un hongo con la raíz de un árbol o planta superior. En esta clase de relación el hongo recibe de la planta el alimento que necesita y a cambio le paga haciendo que la planta obtenga del suelo con mas facilidad el agua y la sales minerales que le son necesarios. También ocurre que una determinada especie de hongo está relacionada con una determinada especies de planta; por ejemplo el Nízcalo (Lactarius deliciosus) prefiere las coníferas, en cambio el Rebozuelo (Cantharellus cibarius) los planifolios.


                                                                                 


HONGOS SAPRÓFITOS
Este tipo de hongo se encuentra en casi todos los medios naturales y artificiales. Se puede decir que no hay materia orgánica natural que no pueda ser degradada por este tipo de hongo. Estos organismos viven de los desperdicios de otras plantas, a las que llega a desintegrar. Si bien es verdad que no aportan ningún tipo de ayuda a la planta superior, tampoco la perjudican. En el caso de los árboles, acostumbra a atacar la partes muertas de la madera. Un típico ejemplo de hongo saprofito es el exquisito Champiñón de los prados (Agaricus campestris) que acostumbra a crecer en terrenos abonados.



HONGOS PARÁSITOS
Existe una serie de hongos parásitos que viven a expensas de otros organismos vivos, como plantas, animales e insectos y otros hongos, a los que causan graves lesiones y en ocasiones pueden llegar a causar la muerte del organismo donde se hospeda. Alguna esporas de estos hongos son muy agresivas, y en el caso de los árboles aprovechan cualquier ocasión para infiltrarse. La penetración del hongo se produce normalmente a través de una agresión producida en la corteza de forma fortuita, inclemencias del tiempo, animales, insectos, etc. Un caso bien claro lo tenemos con el Ceratocystis ulmi , que provoca la conocida enfermedad de los olmos holandeses, o con la Agrocybe aegerita, un hongo comestible que ataca a los chopos y a los que llega a consumir poco a poco.



SETAS Y HONGOS, COMO SE REPRODUCEN
Para establecer la diferencia entre la seta y el hongo, diremos que la seta es la fruta que da el hongo, o mejor dicho, el aparato reproductor del hongo, ya que su misión es la de conseguir la continuidad de la especie. Para decirlo de otra manera, los conceptos seta y hongo sería como compararlos con una fruta y el árbol que da la fruta.

Así tenemos en los hongos hay dos partes completamente diferenciadas; la primera es la que se conoce popularmente como seta, fácilmente localizable a simple vista porqué es perfectamente visible, ya se encuentre en el bosque, sobre troncos de árboles o haciendo corro en los prados. La otra parte es la que no se ve porqué es subterránea o bien se encuentra dentro de los troncos de los árboles. Esta segunda parte del hongo esta formada por el llamado micelio, que es el aparato vegetativo del hongo, pero que en realidad es el verdadero hongo, del cual pueden surgir varias fructificaciones o setas.

Para explicar de forma sencilla el ciclo de vida de un hongo, podríamos empezar diciendo que cuando se crea el micelio es en realidad cuando nace el verdadero hongo, y que este se crea de una espora que ha germinado. Cuando esta espora está a punto, se agrieta por una extremidad en forma de pequeña abertura, y por ella van saliendo unos largos y delgados filamentos blancos llamados hifas, que formarán el conjunto de filamentos llamados filamentos primarios. Pero hará falta juntar los filamentos para que se formen los filamentos secundarios, que son mucho más gruesos, y los únicos que pueden procesar el nacimiento de la seta. Tanto los filamento primarios como los secundarios están formados por hifas bien desarrolladas divididos por septos. Entonces es cuando  este conjunto de hifas recibe el nombre de micelio.

El micelio tiene la particularidad de crecer en forma circular, y si el terreno es apropiado como por ejemplo un prado, llegan a formar unos círculos casi perfectos que son los llamados “Corros de brujas” . Unas setas que llegan a crear estos círculos es la senderuela (Marasmius orerades) , y la Seta de San Jorge (Calocybe gambosa). Para entender como se forman estos círculos diremos que la parte más joven del micelio es la más externa, y es allí donde se encuentra la zona fértil. A medida que transcurren los años el micelio se hace cada vez mas estéril en su zona interna. Por tal motivo el círculo se hace cada vez mas grande . En ocasiones las condiciones del terreno impiden poder formar estos círculos, entonces el micelio a medida que va creciendo va tomando formas distintas.

Los buscadores expertos acostumbran a encontrar estas setas, observando allí donde la hierba tiene más verdor, ya que parece ser que el micelio de estos hongos tiene la propiedad de acumular nitritos, que tienen la particularidad de aumentar las funciones clorofílicas de la hierba que lo rodea.

En caso de la senderuela, antiguamente se creía que este hongo tenía propiedades herbicidas al comprobar que mataba la hierba de su entorno. La hierba muerta tomaba una forma anular, es decir seguía el círculo. Pero este hecho era debido a que la masa de hifas del hongo llegaba a absorber toda la humedad del suelo, y al ser esta masa en cierta manera impermeable, impedía que el agua de la lluvia pudiera penetrar de forma natural.

La vida de un hongo adulto es muy corta, mas o menos de una semana aproximadamente, que es el tiempo que necesitan las esporas para germinar.




domingo, 14 de noviembre de 2010

Las algas

Las algas son plantas acuáticas que no disponen de tejido de apoyo, ni presentan diferenciación entre raíz y brotes, puesto que absorben del agua las sales minerales nutritivas a través de toda la superficie de su cuerpo. Por este motivo carecen también de vasos circulatorios. Su cuerpo sin diferenciar se denomina talo. El conjunto de formas de este grupo se denomina; Talofitas. Debemos mencionar las algas azules (Cyanoficeas) procarióticas (es decir, emparentadas con la bacteria), que fueron importantes como formadoras de rocas durante el Arqueozoico, sobre todo el grupo de los Estromatolitos. También tenemos que mencionar a otros formadores de rocas, los Coccolitóforos, que son algas planctónicas pequeñas, unicelulares, que segregan una concha calcárea. Las algas pueden alcanzar un tamaño considerable, pero carecen de importancia como fósiles. Su clasificación se basa en sus colorantes típicos y en su reproducción. Sólo las algas calcáreas, pertenecientes al grupo de las algas verdes, tienen alguna importancia fósil. Se remontan al Cámbrico y segregan un esqueleto calcáreo que facilita la fosilización. Pueden ser importantes como formadoras de rocas. Contribuyeron grandemente junto con otros formadores de arrecifes en las impresionantes formaciones calcáreas y dolomíticas del Triásico alpino. También son algas verdes las denominadas algas de candelabro que viven en aguas dulces y segregan gran cantidad de cal. Se remontan al Devónico y contribuyen a menudo a la formación de las calizas de manantial y de agua dulce.