viernes, 17 de abril de 2015

Capitulaciones de Santa Fe. (17-4-1492)

Isabel y Fernando: los Reyes Católicos

Alonso de Mena: Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando (siglo XVII).

Relive de madera policromada, Capilla Real de Granada

El 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones de Santa Fe. Fueron firmadas en la localidad granadina de Santa Fe, cuartel general cristiano durante el asedio de los Reyes Católicos contra el último vestigio de poder musulmán en la pení­nsula.

 Las capitulaciones eran un contrato firmado entre los monarcas y particulares para la realización de distintas operaciones o acciones, pero dicho contrato no tení­an un carácter bilateral sino que era más bien una concesión y una merced de uno para con el otro, es decir, un permiso real que le proporcionaba al particular exclusividad en la misión encomendada.

Las Capitulaciones de Santa Fe son los documentos de la Real Cancillería en los que se consignan los acuerdos que Cristóbal Colón suscribió con el rey Fernando II de Aragón y la reina Isabel I de Castilla el 17 de abril de 1492 en la localidad de Santa Fe de la Vega, pocos meses después de la toma de Granada.

En las Capitulaciones se establecen las condiciones del primer viaje de Colón, que condujo al descubrimiento de América en ese mismo año.

 Las Capitulaciones de Santa Fe significaron un reparto anticipado entre Colón y los Reyes Católicos sobre los enormes beneficios que reportaría la conquista de América.

 Concretamente, en este documento que nos ocupa se recogí­an los acuerdos alcanzados entre los reyes y Cristóbal Colón sobre la expedición para encontrar una ruta que llevase a las Indias (las de Asia) a través del océano Atlántico, es decir, navegando hacia el oeste.

 El texto del documento tiene un fuerte contenido mercantil, las cuestiones religiosas y misioneras no aparecen a pesar del carácter religioso con el que se tiñó posteriormente toda la expedición y conquista.

 En las Capitulaciones de Santa Fe se le otorgaba a Colón lo siguiente: El tí­tulo vitalicio y hereditario de Almirante de la mar oceánica. El tí­tulo de virrey y gobernador de las tierras que descubriera.

Códice de los privilegios (Palacio Tursi, Génova)El derecho a percibir la décima parte de todas las riquezas y mercancí­as obtenidas en la empresa.
La autoridad para intervenir y decidir sobre los problemas que se originasen en cuestiones de riquezas.
 El derecho a contribuir sin preguntar a nadie con la octava parte de los gastos de cualquier expedición, a cambio de recibir luego una parte similar de los beneficios obtenidos.

El Comité Asesor Internacional del Programa “Memoria del Mundo” de la UNESCO, a propuesta del Ministerio de Cultura, acordó incluir las “Capitulaciones del Almirante don Cristóbal Colón” (1492) -conocidas popularmente como “Capitulaciones de Santa Fe”-, junto a otros treinta y dos documentos y archivos como integrantes del “Registro Memoria del Mundo”, destinado a la preservación y difusión de los testimonios documentales de excepcional valor y relevancia del Patrimonio Documental Mundial.

Cada año, en la localidad de Santa Fe, se conmemora este relevante acontecimiento histórico que tanto ha marcado la Historia de España.

La ciudad se engalana con pendones, estandartes y faldones. Las calles del centro se llenan de puestos donde degustar la magnifica gastronomía de la ciudad,entre ellos los magníficos dulces llamados “piononos”. Comprar artesanía o ver trabajar la piedra a un cantero del siglo XXI.


 Desde el año 2.009, la FARH ( Federación Andaluza de Recreación Histórica) acude con la mayor ilusión  para la celebración de este acontecimiento histórico.

 Durante un fin de semana, se celebran espectáculos, juegos infantiles, conciertos y un magnífico baile medieval donde participan los habitantes de la ciudad ataviados con trajes de la época. Una buena excusa para asistir y conocer este bello lugar de la provincia de Granada.

jueves, 2 de abril de 2015

El radar.Robert Watson Watt

     El radar (término derivado del acrónimo inglés radio detection and ranging, “detección y medición [de distancias] por radio”) es un sistema que usa ondas electromagnéticas para medir distancias, altitudes, direcciones y velocidades de objetos estáticos o móviles como aeronaves, barcos, vehículos motorizados, formaciones meteorológicas y el propio terreno.
     Su funcionamiento se basa en emitir un impulso de radio, que se refleja en el objetivo y se recibe típicamente en la misma posición del emisor. A partir de este "eco" se puede extraer gran cantidad de información.
     El uso de ondas electromagnéticas con diversas longitudes de onda permite detectar objetos más allá del rango de otro tipo de emisiones (luz visible, sonido, etc.)
     Entre sus ámbitos de aplicación se incluyen la meteorología, el control del tráfico aéreo y terrestre y gran variedad de usos militares.
 
Cadena matriz Inicio radar 1864, en donde el físico inglés James Maxwell desarrolló las ecuaciones que gobiernan el comportamiento de las ondas electromagnéticas.
   
     1886, el físico alemán Heinrich Herz pudo demostrar a partir de las ecuaciones de Maxwell, las leyes de reflexión de las “ondas de radio”.

     
1894 fallecía a la edad de 37 años, siendo uno de sus méritos el haber descubierto el concepto de “antena” para generar las ondas electromagnéticas.
     
1895,  un joven inventor italiano de tan solo 21 años Guglielmo Marconi recopiló la teoría electromagnética de Maxwell y los experimentos de Herz y logró establecer la primera “transmisiónde telegrafía sin hilos.

Robert Watson Watt.
     1915 el Ingeniero Sir Robert Watson-Watt, quien trabajaba en el departamento de meteorología en la Royal Aircraft Factory ocupó sus conocimientos para, a través de ondas de radio, obtener una manera de alertar a los pilotos de la presencia de tormentas y malos tiempos, para lo cual, sumado a sus estudios, comprendió la necesidad de poder presentar rápidamente lo que estas ondas “veían” en un dispositivo y para ello pensó en el Tubo de Rayos Catódicos, lamentablemente esto sólo se materializó en 1923. 
    
     1924 Watson-Watt fue promovido al Instituto de Estudios de Radio donde en 1927 se refundió con el Laboratorio Nacional de Física, del cual era su superintendente,  conduciendo una serie de experimentos.        1935 llegó a lograr la primera detección de un avión a través de ondas de radio a una distancia de 15 millas. 
  
      El 1 de septiembre de1935 a través de ondas de 12 (MHz) logró detectar a un bombardero a una distancia de 40 millas. Este nuevo dispositivo recibió el nombre de “Radio Detection Finding (RDF)”, aunque en algunos lugares se le empezó a conocer como el “rayo de la muerte”. 
  Más tarde se le conocería con su nombre actual de Radar “Radio Detection And Ranging”.